Por: Sergio Álvarez

Colaboración para “El Guatemalteco”

“Los pueblos Mayas deben rechazar y condenar el uso y abuso de su cultura.

A nuestra generación le corresponde vivir un cambio de Era en el Calendario Maya de la cuenta larga, que lo componen 5 mil 200 años Tun.

Cada año Tun es igual a 360 días, un K’atun son 20 años Tun, un B’aqtun compuesto por 20 K’atunes, que da un total de 400 años Tun y 13 ciclos de 400 años Tun, equivalen a 5 mil 200 años Tun y recibe el nombre Oxlajun B’aqtun (“La Cosmovisión Maya en la interpretación del fin de una Era: Oxlajuj B’aqtun”, Consejo Político Oxlajuj Baqtun).

Inicialmente se dijo que este cambio de Era, que se concretará el 21 de diciembre de 2012, era el vaticinio de los Mayas del fin del mundo. Se insistió en que habría grandes cataclismos, que los planetas se alinearían y que una inmensa explosión solar consumiría la Tierra.

Sin embargo, los pueblos originarios han aclarado que esto no es así y que “el inicio de una nueva Era Maya implica avanzar en la evolución humana hacia la preeminencia de la dimensión espiritual sobre lo material, donde el desarrollo espiritual habrá de manifestarse en una conciencia colectiva…”

Por aparte, el cambio de Era ha sido utilizado como un show mediático, tanto por el gobierno, que busca beneficiarse políticamente, como por los grandes empresarios, nacionales y extranjeros, que pretenden hacer de este trascendental evento su “gallina de los huevos de oro”, que reditué en millones y millones de ganancias.

Como si esto fuera poco, una de las principales celebraciones del 13 Baqtún se llevará a cabo en Tikal, considerado un lugar sagrado por los pueblos Mayas, además de ser una reserva ecológica, que debe resguardarse.  Sin embargo, se planifican conciertos y actividades que pueden alterar el hábitat de la flora y la fauna.

La segunda “celebración” programada no podría ser peor: tendrá lugar en la llamada “Torre del Reformador”, en la zona 9 capitalina.  Un lugar que emula al general Justo Rufino Barrios, que dio origen al ejército de Guatemala, durante la llamada Revolución Liberal, el 30 de junio de 1871.

Nuevamente se utiliza a los pueblos Mayas para actividades en las que los menos beneficiados son ellos, además de constituir una burla, por ser muy reciente la masacre de seis líderes indígenas de los 48 cantones de Totonicapán, a manos de elementos castrenses.

Los pueblos Mayas deben rechazar y condenar este uso y abuso de su cultura.

Anuncios