Fuente: Siglo.21

vida22ab_249El único drama prehispánico que no fue absorbido por la cultura cristiana y conserva sus formas casi intactas es el Rabinal Achí, en el que se combinan los bailes de máscaras con teatro y música.

San Pablo Rabinal es un municipio de Baja Verapaz, a 150 kilómetros de la capital. En este territorio habitaron los rabinaleb y sus descendientes siguen ejecutando y presentando cada año el Rabinal Achí o Xajoj Tun, que significa Baile del tambor. En 2005 fue declarado Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Se representa todos los años con motivo de la feria patronal en honor de San Pablo Apóstol, entre el 18 y el 25 de enero, en el atrio de la iglesia colonial y de El Calvario, así como en la Cofradía de San Pedro y San Pablo.

Las representaciones se inician el 23 y concluyen el 27 de enero, menciona Manuel Solomón, uno de los aproximadamente 20 participantes que se turnan en dos grupos para representar a los diversos personajes.

Los siete danzantes y tres tocadores (dos trompetas y un tun) interpretarán el drama ancestral el 23 ante la Cofradía de San Pablo y San Pedro; el 24 durante todo el día, presentaciones en los atrios de El Calvario y la Iglesia Colonial, además de participación en el desfile folclórico municipal de Rabinal. El 25, día de la fiesta patronal, se presentará frente a la iglesia colonial, después de la misa. Y finalmente, el domingo 27 se realizará una presentación en la Nueva Cofradía.

El argumento

La obra dramatiza el momento en el que los rabinaleb triunfan sobre sus invasores al apresar y condenar a Rabinal K´iche´, quien había asolado poblaciones y las obligaba a pagar tributo. En cuatro actos se presenta la captura, juicio y ejecución del guerrero, a quien antes de morir se le permite despedirse de su pueblo, bailar al ritmo del tun con la princesa de Rabinal e ingerir bebidas reales.

Si bien se trata de una obra literaria, hasta la fecha se mantiene su carácter ceremonial, y se considera que los espíritus de los guerreros muertos habitan las montañas circundantes y están presentes en la danza.

  • ManifestaciónEl 22 de enero los artistas visitan los 11 cerros sagrados que hay en San Pablo Rabinal, para pedir permiso a sus ancestros antes de representar el drama. Entre las prácticas que preparan a los danzantes está la abstinencia sexual, con varios días de anticipación a ejecutar la danza.

  • Danza clandestinaEn 1625, la Inquisición prohibió que el Rabinal Achí fuera representado, debido a que se trata de un ritual danzario ajeno a la cosmovisión cristiana. La prohibición motivó que la danza se siguiera representando clandestinamente hasta 1856.

Anuncios