mojarras_cazando_mojarrasLos Mojarras 

Cazando Mojarras
Bajo Presión Records
2009

Disponible en: bandcamp.com

Los Mojarras en verdad que son (fueron) una banda peculiar en la escena. Si tuvieron la oportunidad de verlos en vivo, sabrán que este grupo de surf rock (el único en su clase) se caracterizó por sus animadas presentaciones llenas de tonadas bailables y ritmos tropicales, que junto a la teatralidad y el sentido del humor de sus integrantes, brindaban una propuesta tan refrescante como tomarse un coco bajo el sol de las costas del Pacífico. Con títulos como “3 cocos x 10“, “Me gasté el peaje en chelas” y “Chica del Mar” no es sorpresa que la principal inspiración en la música de los Mojarras se halla en vivir y celebrar la vida a orillas del mar en el ambiente relajado de las playas de Escuintla. Si bien el surf se ve hoy como uno de los subgéneros más sobrios y tradicionales del rock, los Mojarras lo abordan impulsándose más en lo experimental; conservan su esencia pero logran expandir su lenguaje, dándole a sus piezas una personalidad única que combina lo tradicional del surf con elementos más modernos de la música actual. La fortaleza de los Mojarras está en su inventiva; cada uno de los 19 temas de “Cazando Mojarras” ofrece algo interesante, un elemento inesperado que lo aparta de los demás y que hace muy difícil perderle el interés a la música. El grupo introduce además una gran variedad de géneros y estilos a sus piezas: funk, cumbia, blues, balada, la lista continúa. En realidad, los Mojarras no son un grupo enfocado en hacer música de profundidad estética. A juzgar por la crudeza de las grabaciones, “Cazando Mojarras” bien pudo haber sido grabado y lanzado en el transcurso de un par de días. El disco en general se pudo haber beneficiado de una producción más consciente y algunas de las piezas, aún cuando rebosan de creatividad, pierden su fuerza debido a la falta de exactitud en su ejecución.
Talvez la música de los Mojarras carezca de seriedad artística, pero no hay que olvidar que el surf es esencialmente para bailarse, y en esto los Mojarras no decepcionan. La mayoría de sus temas son de ritmo alegre; las melodías de guitarra eléctrica al frente, con el bajo y la segunda guitarra dando el soporte armónico y la batería marcando una base constante. Las piezas alternan continuamente en dinámica, pasando ocasionalmente por pasajes más lentos que le dan colores contrastantes a la música y que dejan entrever la creatividad de los Mojarras en superponer armonía y melodía (“Aventuras en Monterrico“, “Daikirí Dískotec“). La banda se adentra también al territorio del folclore guatemalteco con sus reinterpretaciones de melodías clásicas de marimba. Es así como se pueden escuchar las versiones surf rock de “Cobán” y “Lágrimas de Telma“, pero Domingo Bethancourt y Gumercindo Palacios pueden descansar tranquilamente en sus tumbas, ya que las rendiciones que ofrecen los Mojarras permanecen en la vena de lo tradicional (por lo menos en lo que a surf rock se refiere) y son fieles a las piezas originales. En los 50 minutos que dura el LP, los Mojarras demuestran que el surf aún tiene posibilidades inexploradas y que el género, lejos de pasar de moda, está todavía vigente en la escena musical. El grupo irá a grabar todavía un EP de su siguiente producción “Matizando en Ultratumba” (2011) antes de desaparecer de los escenarios, pero la esencia de la banda se encuentra en “Cazando Mojarras“, que representa el verdadero legado de Los Mojarras a la música nacional.
Anuncios