madam_funtoo_chow_tamaChow Tama
Lanzamiento independiente
2010

Disponible en: bandcamp.com

Disonante, distorsionado y retorcido. Así podría describirse en pocas palabras el sonido del trío de rock Madam Funtoo, pero bien sabemos que rara vez bastan las palabras para definir la naturaleza del sonido y encerrar la esencia de la Música, especialmente en el caso de una banda como Madam, cuya mezcla de influencias (desde blues y rock psicodélico hasta el punk y el metal) y cualidad experimental la hacen difícil de clasificar, tanto en concepto como en sonoridad. Como una aproximación inicial, podría decirse que la música de Madam Funtoo se manifiesta como un manto decadente de rock pesado envuelto en nubes asfixiantes de sexo, mota y alcohol (una descripción más adecuada, pero todavía inexacta).

Lo que sí es cierto, es que Madam Funtoo no es rock complaciente. No es ni siquiera políticamente correcto. A juzgar por la explicitud y crudeza de las letras, pareciera como si la banda estuviera de hecho empeñada en incomodar a la audiencia. Las temáticas que presentan las canciones de “Chow Tama” podrían resultar humorísticas, provocativas, vulgares o totalmente ofensivas, dependiendo de la posición del oyente, pero las letras esconden siempre un subtexto más real y siniestro que lo que aparentan inicialmente (el subtexto es clave en toda la música de Madam Funtoo). El concepto detrás de “Chow Tama” se relaciona con ese impulso mórbido y curioso que nos obliga a abrir los ojos ante la fealdad de nuestras circunstancias. Podemos evitar sufrimiento apartando los ojos de la realidad, pero independientemente de nuestra elección, el mundo permanece inalterado. Es desagradable, pero es real.
 
‘La primera vez siempre duele’ rezaba el título del primer EP de la banda, y la verdad es que lo brusco y aspero de la música podría incomodar a más de alguno la primera vez que se escucha a Madam Funtoo. Puede llevar un poco de tiempo acostumbrarse al extraño sonido de su rock amalgamado y al hecho de que todo el tiempo está siendo ejecutado por tres hombres en falda, pero superando esta primera etapa, encontrarán que Dani, Chiru y Mota (voz y guitarra, batería y bajo, respectivamente) producen música extrañamente cautivadora, si bien poco convencional. En “Chow Tama” no hay fórmulas, no hay métodos, no hay una manera de proceder en las composiciones de la banda que indique en grado alguno hacia dónde se dirige la música. Es la imprevisibilidad en las canciones de Madam Funtoo lo que intensifica la experiencia de escucharlos. Rolas como “Dan y El“, “Fornicio“, “Queso babas” y “Buscando a Guadalupe” muestran el lado más pesado y abrasivo del grupo. Otras más ligeras como “Sastre Vacuno” y “El Morral” (esta última con un juego casi contrapuntístico entre guitarra y bajo) proveen los pasajes más fluidos del disco y ciertamente le dan el equilibrio y los matices necesarios que lo salvan de caer en redundancias.

Madam Funtoo logró definir y establecer su sonido con “Chow Tama” y ya no hay sorpresas ante la dirección que mantendrá el grupo en el futuro. Su sonido sigue confinado dentro de las paredes del rock pesado, pero todo indica que aún están en su elemento para continuar produciendo nueva música, llegando cada vez más lejos en creatividad y convicción.
Anuncios