woodser_existentialism_is_a_mannerismExistentialism is a Mannerism
Wawasho Records
2011

Disponible en: woodser.net

El EP “Existentialism is a Mannerism” marca una evolución en estilo y una nueva etapa para la música de Woodser. Las piezas, ahora más largas en duración, se benefician del crecimiento musical y la experiencia que han ido adquiriendo con el tiempo los integrantes a nivel composicional y lírico. Si en “Daimon Bulin” predominó David Lemus como la voz principal de Woodser, en “Existentialism is a Mannerism” su rol queda más relegado al fondo instrumental y de apoyo en los coros (es solista únicamente en “Oaxaca Nites“), siendo ahora Santiago y Ricardo Cabrera las voces protagonistas en la mayoría de canciones. El sencillo “Feels Like Summertime” es un caso aparte (no es parte del EP oficialmente) en el que los tres músicos comparten por primera vez las líneas en una canción. “Summertime“, alegrísima con su ligereza y ritmo de funk (muy a lo Flaming Lips), es más cercana en estilo a “Daimon Bulin” que a lo presentado en “Existentialism“. Nunca ha sido más notorio el aprovechamiento de los recursos vocales que posee Woodser que en esta pieza. Evidentemente es una obra transitoria y contrasta especialmente con la música en “Existentialism“, cuya temática es más seria y sus objetivos más oscuros.
La música del EP exhibe una mayor sofisticación en el sonido del grupo y en las ideas sobre las que se construye la música. El apego hacia los formatos convencionales es desechado casi por completo y llega a reemplazar un deseo por ampliar el espacio en la estructuración y desarrollo de las melodías y temas en las canciones. El grupo es especialmente minucioso en los detalles; hay pequeños instantes de silencio y pasadizos inesperados que le dan respiro y tensión a la música en el momento justo. Su volatilidad es lo que los hace tan preciados y se esfuman tan rápido como aparecen. Pierdan la atención por un segundo y los pasarán por alto.
La aproximación de David, Ric y Santi hacia la composición de canciones hereda mucho de la música de los Beatles, una de las inspiraciones más grandes de Woodser y cuya influencia se logra sentir en muchos de los pasajes de “Existentialism“. Esto es casi palpable en el tema inicial “Durga“, que podría verse como un tributo del grupo hacia la música del cuarteto de Liverpool (o por lo menos de George Harrison) con sus tintes de espiritualismo hindú, alucinante sección media y solo invertido de guitarra (un tanto anticuado, pero efectivo para el clima de la canción). La rasposa voz de Santi le da especial fuerza a la música en el desenlace del clímax final. “Like an Astronaut Going Forever“, en voz de Ric, inicia espaciosa y con calma. Poco a poco el ambiente aumenta en intensidad y lo que empezó como contemplativas reflexiones de una vida a la deriva se torna en amargos lamentos ante ambiciones desperdiciadas. “You have finally found the things that you thought made you happy but the truth is they’re not” exclama Ric, como señalando el lastimoso fin de alguien que sigue las promesas que ve en la vida de los demás antes de pensar en la posibilidad de encontrar su propio camino.
Numb” continúa en la misma vena que “Astronaut“, pero esta pieza es mucho más marcada en la divergencia de sus personalidades. Las estrofas fantasmales que Ric y David cantan casi en susurros alternan luego con un coro jovial y brillante, lleno de positivismo: “Step away and look around / Live now, dream out loud“. No obstante, esta aparente bipolaridad queda únicamente en los versos, siendo la parte media territorio puramente instrumental. “Oaxaca Nites“, una pequeña joya de parte de Lemus y la pieza más orgánica del EP, es de sonido acústico y con un swing muy cercano a la bossa nova. Su inusual juego de acordes y la etérea melodía con la que se desvanece son de especial atención. El tema final “The People I’ve Heard“, nuevamente con Santiago en la voz, regresa a un estilo de rock más directo (“One more time” de Daimon viene a la mente) que aún sin mayor desarrollo evita ser unidimensional.
Ahora que David Lemus ha dejado oficialmente el grupo y con los crecientes rumores de una inminente disolución de la banda, el futuro de Woodser después de “Existentialism is a Mannerism” es incierto. El EP, aunque lejos de ser monumental, queda como testamento de la visión y creatividad con la que Woodser creó desde el inicio su música. No está de más decir que el trayecto de la banda en el ámbito nacional ha sido envidiable, y el impulso que generaron con esta segunda entrega aún no ha perdido su fuerza. Por ahora, esperemos que la secuela a “Existentialism is a Mannerism” no permanezca para siempre en la oscuridad.
Anuncios