hot_sugar_mama_quack!_epQuak! EP
Lanzamiento independiente
2011

Disponible en: mediafire.com

Hot Sugar Mama no necesita de mayor introducción. Bastaría decir que la banda ha estado activa desde el 2009 y han sonado bastante en la escena local con su propuesta de funk rock psicodélico y sus presentaciones en vivo que se distinguen por su gran energía y vivacidad. Se han presentado en casi todos los escenarios de la ciudad, desde los bares más recónditos de la zona 1 hasta en el mismo Teatro Abril. La música del grupo es ya reconocida dentro de los círculos musicales de Guatemala e incluso la han dado a conocer fuera del país (hicieron gira por Costa Rica hace unos años.)
La primera producción de la banda es un EP de cinco temas (diez si se cuentan los interludios) titulado “Quak!“, que ofrece música tan vibrante y colorida como la carátula del disco. En una palabra, “Quak!” es celebración. Celebración de la vida a través de imaginación, luz y sonido. El espíritu musical que envuelve a casi toda la música de Hot Sugar Mama es de gozo y festividad; no es decir que el grupo no pueda retraerse de vez en cuando con melodías más suaves e introspectivas (“The Moon Wasn’t There“, por ejemplo.) “Quak!“, aún en toda su flama de entusiasmo, tiene también una faceta dedicada a la experimentación y la psicodelia. La introducción y los interludios de Q-U-A-K-! son breves abstracciones sonoras que alternan con las demás piezas del EP, brindando un momento de calma en medio del torrente sonoro de las demás piezas. Ciertamente podrían parecer fuera de lugar e innecesarias para el flujo de la música, pero su función (accidental o a propósito) es a la vez estética y utilitaria. El equilibrio entre movimiento y reposo es vital para el arte musical, y Hot Sugar Mama no escatima esfuerzos para lograr este objetivo.
Dejando atrás el polimorfismo de las piezas intermedias se encuentra el corazón del EP; cinco temas que abarcan una diversidad de estilos: funk, blues, bossa nova, todo mezclado con el arrojo y el sonido reverberante del rock. “Feelin’ the Rhythm” abre el disco con fuerza lanzándose directo a ritmos y acordes de funk rock. Es sólo una muestra de lo que se viene en el EP, pero ya desde el principio Hot Sugar Mama hace la invitación para irse de viaje con su música: “Would you come and join us?”. Le sigue el bossa’n’roll de “No babosa“, un canto a las mujeres que buscan ante todo exteriorizar perfección pero que interiormente quedan vacías en el proceso. “The Young Blackout” es blues eléctrico muy a la manera de Hendrix y “As a Kite” regresa un poco al estilo pop rock noventero, sonando como algo que hubieran hecho los Spin Doctors en su etapa más temprana. La pieza final, “Fire” de 10 minutos de duración (se siente más corta en realidad) incendia el ambiente con ritmo intenso de rock antes de sumergirse en un jam extenso (gran solo del guitarrista Charli Haze en esta sección) hasta disolverse en el piano que da los acordes finales a “Quak!“.
El funk rock que concibe el cuarteto no esconde nunca su influencia directa de la vieja escuela. En su música están presentes la misma extroversión y libertad que caracterizaron al movimiento del rock en los 60s y 70s, pero con el sonido más aterrizado de bandas más recientes como Red Hot Chili Peppers. Afortunadamente en el caso de Hot Sugar Mama, el alarde de influencias que impregna su música no es en ningún momento pretensioso. De hecho, el aspecto más notable del grupo es la naturalidad con la que los integrantes componen y ejecutan sus canciones. De ningún modo podría fingirse la soltura y el desenfado que pone Hot Sugar Mama en su despliegue musical (presenciarlos en vivo una vez es suficiente para convencerse de ello) y es esa naturalidad al final lo que hace su música tan convincente. Esperemos que se divise nueva música de esta banda en el horizonte.
Anuncios