cosmica_automataAutómata
Lanzamiento independiente
2011

Sitio oficial: cosmicaproject.com

Cósmica no debería representar un hallazgo reciente para muchos de ustedes, pero sería imprudente y bastante insensato de mi parte asumir ciegamente lo anterior con tal de hacer a un lado contexto e historia de este grupo y proseguir directo a la reseña de la música de “Autómata” en mi ansiedad por tratar de describir de la mejor manera y en el mayor de los detalles lo que pienso de este disco. Mi impulso sigue latente, pero no será posible hacerlo, me doy cuenta, sin antes dedicar unas palabras a introducir el pasado y presente de Cósmica, aún si sea sólo para evitar el riesgo de caer en falsas conjeturas. Todo sea por la completitud.

El camino recorrido por Cósmica desde su concepción hasta el día de hoy abarca más o menos una década. Iniciando en el 2003 como un dúo de compositores multifacéticos deseosos en realizar sus ideas musicales, el grupo empieza a escribir algunas de las canciones que verán la luz en su primera producción “Morboso” (2005). Con el tiempo, nuevos miembros fueron incorporándose al grupo. La banda se asentó finalmente como un cuarteto, alineación que permanece actualmente y con la que se han presentado en vivo desde entonces. Avancen hasta el 2011, año en el que Cósmica produce y publica su segundo trabajo discográfico “Autómata” compuesto de 13 temas, incluyendo colaboraciones con otros artistas nacionales como Basico3 y Silber García.
La dirección del grupo en “Autómata” no se aleja demasiado del rumbo marcado por las embrionarias melodías de hipnótico lounge pop de su antecesor. Si bien ya no encontrarán en “Autómata” algo similar al sonido techno industrial de “Sin Machine“, las raíces electrónico-psicodélicas de “Morboso” están todavía presentes en la música de este segundo lanzamiento. Desde luego, los recursos melódicos y rítmicos de Cósmica se expanden notoriamente siendo cuatro los músicos en el grupo. De ahí que la estética sonora de las canciones en “Autómata” sea mucho más orgánica y lúcida, a diferencia de los paisajes brumosos y empañados de “Morboso“, pero “Autómata” va aún más allá. La línea entre lo digital y analógico (dos mundos opuestos que demasiado frecuentemente entran en colisión) se diluye al punto de ser casi imperceptible. Su relación no es de antagonismo, sino una de complemento y equilibrio (escuchen “H.A.L 9000” y la pieza central “Natural High“). Si algo sorprende de Cósmica es esa habilidad para darles vida a los instrumentos digitales, casi desligándolos de su artificialidad.
Podría seguir hablando de tecnicalidades de la música y pormenores que al final resultarán irrelevantes, así que en vez de sobreanalizar el asunto, tal vez será mejor, más simple y más honesto solamente reconocer la verdad: la música de “Autómata” es simplemente deliciosa. Incluso alguien que no encuentre el electropop particularmente atractivo podrá encontrar algo que disfrutar en este disco. Desde exóticas baladas como “Nouvel Amour“, el synth rock de “Ruido Rosa” y “Fuera de Mi” hasta pegadizas melodías de reggae (“Timao“) y jazz pop (“Guapa“). Esta última junto a “Natural High“, la arriesgada “M.U.S.E” y el pulsante hip hop de “El Tercer Planeta” son de las mejor realizadas de “Autómata” y sin duda de las mejores que ha hecho Cósmica. Su música no es dificultosa ni abrumadora; es involucrada en sus arreglos pero extraordinaria en su simplicidad. En pocas palabras, “Autómata” es un disco brillante que merece mayor reconocimiento y difusión. Este es uno que definitivamente debe estar en su colección. No lo pasen por alto; querrán oírlo una y otra vez.
Anuncios