Efraín RecinosUna lección propia del maestro ocupa el lobby de la Corte Suprema de Justicia.

Como buen maestro, Efraín Recinos aún se ocupa de enseñar a través de su obra, la diferencia entre el bien y el mal. Y a partir de ayer y hasta jueves 4 de julio, el público puede aprender parte de esta lección al visitar la exhibición de los Murales Censurados que se encuentra ubicada en el lobby de la Corte Suprema de Justicia.

Las piezas en exposición son bocetos de lo que debieron haber sido los murales que adornarían el edificio que terminó de construirse en 1979. En ese tiempo, según refiere José Toledo, se le encargó a Recinos realizar estos murales. El artista aceptó el reto y ni siquiera cobró por su trabajo, explica Ana Regina Toledo, presidenta de la Fundación Mario Monteforte Toledo.

Después de seis meses de arduo trabajo y de haber hecho ya seis formaletas, un funcionario, cuyo nombre Recinos nunca quiso revelar, mandó a detener los trabajos. La obra quedó en suspenso y los bocetos pasaron a formar parte del cúmulo de papeles que ocupaban el estudio de Recinos en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Con el tiempo, según dice Toledo, se decidieron a rescatar esos bosquejos y se encontraron ocho piezas de lo que el artista llamaba “los murales de la parte del mal”. Estas constituyen la mayoría de piezas que se exhiben en la actualidad en las paredes laterales de la corte.

Otros bocetos que Recinos había hecho para estos murales nunca fueron localizados. Así que, según cuenta su hija Lorena, unos años antes de morir, el artista hizo un ejercicio de memoria para volver a dibujarlos.  Estas dos piezas, que son las más largas de la exhibición, forman parte de los llamados “murales de la parte del bien”. Estos últimos transmiten un mensaje positivo y fueron una de las últimas obras que Recinos hizo antes de morir.

Érick Alfonso Álvarez, presidente en funciones del Organismo Judicial, quien fue el encargado de la inauguración, comentó que la idea de esta exposición surgió precisamente del deseo de dar a conocer artísticamente parte de la historia del país.

Anuncios