El periódico guatemalteco Prensa Libre ha presentado diversas notas interesantes sobre las diversas bandas que suenan en varios departamentos, elGuatemalteco ha publicado varias de estas notas y a continuación compartimos otras:

reuRetalhuleu

Propuestas innovadoras de reggae, rock alternativo, hip hop y latin rock forman parte de las agrupaciones  de Reu, entre las que destacan Paradoja, Trece Lunas, Nalu y Quinto Sueño, las cuales con su peculiar estilo se ganan espacios cada vez mayores no solo en Retalhuleu, ya que su ritmo se ha difundido   incluso fuera de Guatemala.

 Juventud a flor de piel: La mayoría de estas bandas están integradas por jóvenes que basan su estilo inspirados en grandes artistas y grupos musicales.

Trece Lunas, por ejemplo, afirma que tiene influencias de  Bob Marley, pero su repertorio es original.  Paradoja y Nalu  tienen influencias de grupos nacionales como Bohemia Suburbana,  han interpretado covers y  han compuesto canciones propias.

Los integrantes de Quinto sueño son admiradores de Radiohead,  Nirvana y Zoe, y   apuestan por creaciones originales.

Estas agrupaciones son muestra de la creatividad musical que hay en este país y que cada lunes se comparte en este matutino. 

Sololá

Las calles de este departamento emanan música y creatividad por todos lados. El feeling es aún más perceptible en las esquinas y sololalocales de Panajachel, San Marcos La Laguna o San Pedro La Laguna, en donde cada rincón es un escenario perfecto para escribir e interpretar melodías para todo el mundo.

“Aquí en Sololá, y específicamente en puntos de Atitlán, podríamos decir que hay un híbrido de sonidos; hay diferentes conceptos tanto de músicos locales, como de otros lugares de la República o de otros países. Esto es una cocina de propuestas rítmicas”, opina Giovanni Pinzón, vocalista de Bohemia Suburbana y creador de La Cofradía del Arte, quien vive en Panajachel desde 1997.

Desde la interpretación de temas originales en la calle, en conjunto con   clásicos de Buena Vista Social Club,  hasta sonidos más experimentales, la producción musical en Sololá sigue en ascenso y no hay quién la detenga.

Aquí, la ebullición de artistas e innovadoras ideas promete  dejar una fuerte marca en el futuro del rock, del pop y de la escena alternativa del país.                              

Rapsoda: creadores de cumbiarock: La palabra que define todo el trabajo de Rapsoda es “fiesta”, ya que la música de  Pastor López y   la Sonora Dinamita mueven la mente creativa de estos músicos.

La banda surgió hace 13 años, con una perspectiva más rockera. Durante este tiempo se  dedicaron a volcar sus intereses a un género más “guapachoso”.

 Entre sus composiciones destaca Voy volando,  que se enfoca en la búsqueda de los sueños, y Suena el corazón, una cumbia con sentido romántico.  

“Nuestra meta es ver que la gente se encienda con nuestras canciones y se ponga a bailar”, dice Carlos Rangel, el guitarrista.

El grupo también lo integran Bryan  Reyna, Roberto Cáceres, Óscar Tautiu, Juan Carlos Cuc y José Tubac.

Tattoo Mental: Del rock al sonido progresivo: Soda Stereo, Dream Theater, Deep Purple y Caifanes figuran entre las influencias de Tattoo Mental, una banda que surgió en el 2011.

 “Nuestro sonido está basado en el rock, pero puede llegar hasta ser progresivo. Nuestra idea es marcar a la gente con la música y por eso elegimos el nombre Tattoo Mental”, explica José Barrios, cantante y baterista.

 Volviendo a ti, Valiente,  Canción para el dolido y Ya no dudes más son algunas de sus composiciones.

“Nuestros temas también están basados en la energía, la alegría y las buenas vibras”, dice Barrios.

Su primer material discográfico estará terminado para el próximo año y lo grabarán en el estudio DrummWorks.

Tattoo Mental son Saulo Díaz, Mynor Velásquez, Víctor de León y José Barrios.

La trova del lago:  críticos sociales: La historia de La Trova del Lago se remonta a 1985, cuando Juan Sisay, acompañado de su guitarra, decidió formar un dúo con Leonel Albizú, quien falleció posteriormente. Su lugar fue ocupado por Carlos Rangel.

Su música gira alrededor del folclor guatemalteco, fusionado con tintes de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

Entre sus composiciones figuran Noche, Caminante, Canto maya y El bello Lago de Atitlán.

Su propuesta ha sonado en locales de Panajachel, pero una de sus más importantes presentaciones fue la que tuvieron junto a Facundo Cabral, dos días antes de su muerte.

“Es a través de la música cómo recordamos la historia y también denunciamos lo que no nos parece”, explica Juan Sisay.   

La Cofradía del Arte: ritmos limpios y naturales: Después de que Bohemia Suburbana tomara un descanso en el 2003, Giovanni Pinzón, a quien le sobran razones para producir música, decidió crear un proyecto alternativo llamado La Cofradía del Arte, con el que produjo su disco X Motivo.

“En La Cofradía hago sonidos  con efectos más limpios y naturales, que llevan tintes que van desde el folk y el blues hasta los boleros”, dice Pinzón.

Un sonido “vernáculo” es lo que La Cofradía se encuentra “cocinando” en su segundo álbum, que tendrá temas como   Esta vida mía o Nube de tormenta.

“Más que un disco será un recorrido musical por estilos que van desde el tango hasta llegar a sonidos progresivos que pueden terminar en un estilo ranchero”, explica.

La Cofradía también la integran Josué García Gallardo, Paulo García y Luis de la Rosa.

Ozland Pazos: Inspirado en el Lago: Viajes, paisajes, vivencias, la gente de Sololá  y el Lago de Atitlán son la inspiración de Ozland Pazos, un músico que se aventuró al mundo de los sonidos a los 13 años.

Actualmente tiene un disco llamado Más allá de mis ojos y planea lanzar su segundo material el próximo año, que se llamará Castillos en el siglo.

 Su música ha llegado a casi todos los departamentos del país, con temas como  Soledad, Es duro el adiós o  No tengo la culpa.

 “Entre mis planes está llevar la música incluso a otros países. También planeo, junto a unos amigos, poner una disquera independiente”, dice Pazos.

Ritmo latino: Música para bailar : Cumbia colombiana, merengue y  salsa  son los géneros que caracterizan a Ritmo Latino, una agrupación que surgió en el 2011.  Entre sus composiciones destaca  el tema romántico Dile.

Ritmo Latino está compuesta por  13 jóvenes, entre las edades de  19 a 25 años. “Nos gusta divertir y hacer algo bueno en el departamento; nos encanta compartir con la gente y acompañarlos a través del baile, en un ambiente sano”, comenta Óscar Tautiu Tzay, director del grupo.

Entre los planes del grupo está llevar su música a otros departamentos y fuera del país.

avAlta Verapaz

Una producción polifacética es la que se da en las regiones altaverapacenses. Las propuestas van desde temas de pop y baladas románticas, pasando por ritmos enérgicos de rock and roll y blues, hasta llegar a sonidos más experimentales de hardcore y metal, creados en computadora.

Entre las bandas que mantienen viva la escena musical de Alta Verapaz destacan Chucho Chenco, Mucha Bulla, Marcos Milián, Tukur y Anorexorcist (Kadir Cárcamo).

Quiché

Las agrupaciones Vital Enigma, Soberbia Racional, Paranoia y Bhios, originarias de Quiché, regalan al quichépúblico  ritmos de rock que van desde alternativo hasta metal.

La mayoría de grupos están integrados por músicos jóvenes que con su energía llenan los escenarios de los lugares donde se presentan.

Estas agrupaciones han abierto conciertos con bandas guatemaltecas, entre ellas  Bohemia Suburbana y Viernes  Verde.

Si hay algo que caracteriza a estos grupos es su deseo porque su música traspase las fronteras, y trabajan arduamente en ello.

Fuente: Prensa Libre

 

Anuncios