gabymorenoLa cuenta atrás llegó con la voz de la espectacular Gaby Moreno a la gran Sala Efraín Recinos el pasado martes. El charlestón, el blues y la bossa nova sonaron como si no hubiesen pasado los años.

Vincent Henry, músico del elenco de Hugh Laurie, con quien Gaby comparte actualmente su gira musical, animó con su distinguido sonido circense una maravillosa interpretación de “Garrick”. Una magnífica “conversación” entre su clarinete y el trombón de Elizabeth Lea acompañaron la distinguida voz de una mujer 100% chapina.

La Gran Sala nos llevó, a los allí presentes, a principios del siglo XX cuando el “art decó” dejaba ver las rodillas más femeninas con sus perlas y sus flecos. Aquellos locos años 20, se vivían con rebeldía. Gaby nos llevó a aquellos años subversivos en los que las mujeres bebían y fumaban con estilo mientras las ondas radiofónicas podían sonar al ritmo de la armónica de su “Blues del Mar”.

Refrescante, encantadora e infantil, la cantautora presentó por primera vez temas en vivo de su último álbum “Postales” como “No soy el aire” en su versión con un singular ukelele fabricado con una caja de puros, en la que el público la ayudó cuando a ella se le olvidó la letra.

El romanticismo de “La Vie en Rose” y “Media Noche en París” nos evoca la época dorada en la que los locales nocturnos suspiraban amor junto a los pianos de bar. Voces como las de Gaby, únicas, y con un registro tan versátil nos hacen pasar del tango de los años 30 en “Kiss of Fire”, al pasodoble de “El Sombrerón” o el arte que irradia con sus vibratos en “Malagueña Salerosa”.

Ese toque “vintage” que la hace única se refleja en su estilo; una voz de raíces, una voz africana en un cuerpo blanco en temas como “Mess a Good Thing” o “Little Sorrow” en el que podemos imaginar al detective Dick Tracy y su constante lucha contra los criminales en la época de la Ley Seca de finales de los años 30.

Pero Gaby Moreno quiere dejar claro que ella es única. Un bis meditado y estudiado en el que da un “aviso para navegantes”: “No estoy tan mal”, para todos aquellos que han dicho que ella ha llegado arriba gracias a su dueto con Ricardo Arjona. Gaby Moreno, tiene su propio estilo y un lugar único en la música. Música con fuerza, garra, poderío y rebeldía.

Para acabar, “Valle Magnolias” donde claramente hace hincapié en su estilo propio y su naturaleza 100% guatemalteca, uno de los valores que más defiende la artista.

Cuatro palabras para resumir a Gaby Moreno: FUSIÓN, RAÍCES, ORIGINALIDAD y TALENTO.

Autora: Pilu Delgado; Domadora de Palabras http://www.piludelgado.com

Anuncios