creo_en_mi_trofeos_y_logrosTrofeos y Logros
Bajo Presión Records
2012

Disponible en: bandcamp.com

Trofeos y Logros” fue la carta de despedida con la que Creo En Mí puso punto y final a su carrera, luego de cuatro años de actividad en la escena punk, tiempo durante el cual publicaron sus primeros tres discos: “Ensayo“, el EP “Nunca Más” y “Ensayo II“, todos en el sello BPR. “Trofeos“, el cuarto y último, reúne música que abarca todas las etapas de la banda, desde las canciones más tempranas (“Ciudad de Caballeros“) hasta los últimos temas que escribieron (“Sudas Odio” y “Lento“) antes de partir caminos y desaparecer, quizás para siempre, de los escenarios. Para los seguidores de la banda, el fin de Creo en Mí llegó abruptamente, pero para bien o para mal, sus integrantes siguen adelante. El grupo forjó su música, avanzó en su sonido e impuso su estilo por cuatro años; tristemente sucumbió ante las presiones del mundo, justo en el punto en que las ideas, la interacción, la creatividad y la experiencia se encontraban al máximo. Creo en Mí resultó ser al final un caso más de una banda que dejó de existir en su mejor momento.
Los 19+ minutos de “Trofeos y Logros” se reparten en seis canciones de puro hardcore melódico, bastante amplio en su lenguaje y más abierto en los temas que abordan sus letras, alejadas de afirmaciones mundanas y reproches inútiles, sumidas más bien en un estado de reflexión y autoexamen, el mismo que uno experimenta al cerrar una etapa importante de su vida, dejando atrás las vivencias, grandes o pequeñas, los sueños y los anhelos de ese entonces. En ese momento queda solamente recapitular las experiencias que marcaron el tiempo y reconocer las lecciones que dejan para el futuro. A pesar de eso, no hay forma de esconder de la mente las dudas que invaden el subconsciente. Viéndose al espejo, la banda se atreve a hacer la pregunta más grande: “¿Caeré o trascenderé?“. Creo en Mí afronta así la incertidumbre de su destino.
A primera vista, “Trofeos” parecerá ser el tipo de disco que interesaría únicamente a los seguidores del punk, pero más allá de lo que la banda pueda o no abarcar con su estilo de música, los sentimientos que plasman en sus canciones son de cierta manera universales. La fuerza del punk se manifiesta justamente en el hecho de poder compartir experiencias y de identificarse con un ideal común, por más heterodoxo que este pueda ser. En el caso de Creo en Mí, su llamado a la no conformidad y crítica hacia el establecimiento fue evidente desde su mismo nombre. Sin embargo, “Trofeos” deja a un lado esa eterna batalla con el exterior (quizá en resignación ante la imposibilidad de ganarla) y se centra en los dilemas individuales e interpersonales que abruman la mente y el corazón. Un clima de rendición puede al menos sentirse en la silenciosa desesperación de “Cenizas“, mientras que “Sudas Odio” saca sin tapujos la verdad en la cara de los enemigos, no con malicia sino con honestidad, producto de una recién descubierta madurez. En “Lento“, la conclusión a “Trofeos y Logros“, se vislumbra finalmente la sensibilidad de Creo en Mí por aquello que nos recuerda la verdadera razón para vivir.

Como todo en esta vida, el tiempo dirá si la música de “Trofeos y Logros” merecerá trascendencia, ya sea por su propio mérito o por haberse convertido en fuente de inspiración para las nuevas generaciones de músicos y bandas de Guatemala, pero ciertamente podemos todos hoy aprender algo de la odisea de Creo en Mí y de muchos otros grupos cuyo deceso fue demasiado prematuro: no demos a nuestras bandas por sentado.

Anuncios