red_voyageur_oriental_journeyOriental Journey
Lanzamiento independiente
2013

Disponible en: bandcamp.com

El metal, en toda su miríada de subgéneros y variaciones (speed metal, death metal, black, heavy, thrash, glam, prog) es uno de los pocos géneros musicales hoy en día que no parece que pasarán de moda jamás. Lejos de crujir bajo su propio peso y retirarse finalmente de los escenarios a riesgo de quedar descolocado frente a las nuevas tendencias y sonar anticuado a los oídos de las nuevas generaciones, el metal continúa reinventándose y avanzando con fuerza. A estas alturas no sorprende que nuevas bandas encuentren todavía formas novedosas de convolucionar el estilo del rock pesado, no sólo para producir nuevas sensaciones y colores en la música, sino porque, para un género tan idiosincrático como el metal, el haberse podido abrir camino durante todo este tiempo como una de las mayores corrientes musicales de las últimas décadas se debe justamente a su diversificación. El cuarteto Red Voyageur, banda relativamente reciente en la escena (aunque incluye ex-miembros de Xb’alanke y None At Last), es un ejemplo de esto.
El primer lanzamiento de la banda es una grabación de su set para el concierto Mosh Metal realizado en diciembre del año pasado. Una grabación en vivo es ya de por sí una rareza; por suerte el sonido resulta ser mejor de los esperado y no deja nada que desear en cuanto a calidad (si hay algo que hace falta en la escena independiente son ingenieros de sonido). “Oriental Journey” incluye cuatro piezas originales de metal progresivo instrumental, mezclado a veces con sinfonismos y toques de electrónica que muestran la variedad de influencias de cada uno de los integrantes del grupo. Hay cierta cualidad de ambivalencia en la música de Red Voyageur; sus temas se basan principalmente en riffs veloces y pesados, pero se adentran también en pasajes más tranquilos, de cuidadosa orquestación y melodías penetrantes, a veces pasando de un estado a otro en un abrir y cerrar de ojos. El balance en la línea entre el orden y el caos es lo que le da una personalidad única a la música de Red Voyageur.
El hecho de que sea metal instrumental no esconde para nada la inclinación de la banda por la complejidad musical y la técnica. No obstante, en contraste con los excesos y la extrema brutalidad que desparraman a veces muchas bandas de metal, los muchachos de Red Voyageur se muestran más conscientes del poder de la melodía en la música. En “Islas” y “She wished me luck” destaca particularmente esta faceta del grupo.

La música instrumental florece en el círculo de las bandas independientes. Bien sabemos que muchas bandas instrumentales son frecuentemente subestimadas por el público mayor, rebajadas en el mejor de los casos a una mera entretención, y en el peor, a música de fondo. Ya se ha visto antes que muchos de estos artistas se topan con una barrera que les impide alcanzar un nivel más alto de notoriedad, al menos más allá de las fronteras del under. Quedará por verse si será también el caso de esta banda. Por un lado, una música tan directa como la de Red Voyageur difícilmente puede ser ignorada, pero por otro, tiene todos los elementos que pueden llegar a alienar a una audiencia aún no acostumbrada a propuestas que se apartan del formato musical popular. Si somos honestos, la incomprensión es una cosa; todo depende al final de qué tan lejos quiera una banda llegar y qué tan dispuestos estén para botar los prejuicios, tanto ajenos como personales, y trascender poco a poco hacia algo más grande. Aun así, la música de Red Voyageur tiene más que los medios para captar la atención y sacar una reacción de la multitud. No hay que olvidar que para un artista, lo único peor que la incomprensión es la indiferencia.

Fuente: http://laescenagt.blogspot.com/2013/03/red-voyageur-oriental-journey.html

Anuncios