nac06ab_856De las miles de tumbas que se encuentran en el Cementerio General, de la zona 3, una de las más visitadas en cualquier época del año es la de una joven que vivió en el siglo XVIII y que murió de amor, cautivada por el poeta y libertador cubano José Martí.

Se trata de María García Granados, hija del presidente y líder de la revolución liberal Miguel García Granados. A quien una pulmonía la llevó a la tumba, luego de sumergirse en las aguas frías de un río, al percatarse de que Martí no correspondía a su amor.

Según el Cronista de la ciudad de Guatemala, Miguel Álvarez, la joven se enamoró profundamente del poeta, quien al darse cuenta de los sentimientos de María, le hizo ver que estaba comprometido con otra mujer, y para alejarse de ella decidió viajar a México.

Tiempo después, Martí regresó casado a Guatemala. La joven, entonces, le envió una carta suplicándole que fuera a visitarla.

Tan grande fue la tristeza de María al sentir el rechazo del escritor cubano, que, según el historiador, se sumergió en un río sin importarle que sus bronquios eran débiles. Ella murió el 10 de mayo de 1868. Sus restos descansan hoy en un mausoleo bañado en un rosado pálido en el Cementerio General.

En memoria de la joven, José Martí publicó el poema La Niña de Guatemala.

Anécdotas
Según Ricardo Gómez, uno de los encargados de cuidar el camposanto, los visitantes acuden a la tumba de María, no solo en el Día de los Fieles Difuntos, sino para pedir “que se les cumpla el amor”.

Alrededor del mausoleo de La Niña de Guatemala se han tejido historias y anécdotas. Trabajadores del cementerio, donde se encuentra la tumba que fue construida en 1881, en la administración del general Justo Rufino Barrios, cuentan que han visto a una mujer con semblante triste pedir que adornen con flores la tumba de la joven enamorada.

Francisco Morán, jardinero del lugar, relató a Siglo.21 que hace unos días una señorita se presentó a su lugar de trabajo. Sin cruzar palabra, lo guió hasta el panteón de María y desapareció.

Poema 

La niña de Guatemala

La niña de Guatemala

Quiero, a la sombra de un ala,
Contar este cuento en flor:
La niña de Guatemala,
La que se murió de amor.

Eran de lirios los ramos,
Y las orlas de reseda
Y de jazmín: la enterramos
En una caja de seda.

…Ella dio al desmemoriado
Una almohadilla de olor:
El volvió, volvió casado:
Ella se murió de amor.

Iban cargándola en andas
Obispos y embajadores:
Detrás iba el pueblo en tandas,
Todo cargado de flores.

…Ella, por volverlo a ver,
Salió a verlo al mirador:
El volvió con su mujer:
Ella se murió de amor.

Como de bronce candente
Al beso de despedida
Era su frente ¡la frente
Que más he amado en mi vida!

…Se entró de tarde en el río,
La sacó muerta el doctor:
Dicen que murió de frío:
Yo sé que murió de amor.

Allí, en la bóveda helada,
La pusieron en dos bancos:
Besé su mano afilada,
Besé sus zapatos blancos.

Callado, al oscurecer,
Me llamó el enterrador:
¡Nunca más he vuelto a ver
A la que murió de amor!

Por José Martí

Fuente: S21 y mundo chapin

Anuncios