vida21ab_370Se conmemoran 100 años del nacimiento de este escritor y político.

“Manuel Galich era un fenómeno cultural. Él navegaba en los campos de la literatura, la dramaturgia, la antropología social, los temas étnicos y la lucha política. No tenía un límite”, afirma el antropólogo social Jorge Solares Aguilar acerca de este personaje, de quien el próximo 30 de noviembre se conmemora el centenario de nacimiento.

Solares explica que “del grupo que tomó el poder (en tiempo de la revolución) fue de los más brillantes en cuanto a intelecto. Él podía codearse con el mismo Juan José Arévalo, lo cual es bastante decir”, añade Solares. Entre las obras literarias que Solares destaca para entender la ideología de Galich se encuentran Del pánico al ataque, que describe como “una crónica juvenil de los hechos que estaban ocurriendo en el momento del derrocamiento de Ubico”. En este libro, según Solares, no hay mayor teoría. Contrario a lo que observa del libro ¿Por qué lucha Guatemala?, en el cual Galich dio a conocer ya en el exilio. De este dice: “Es como una revisión del primero, con todo un bagaje político que fue adquiriendo con los años”.

Solares participó en el lanzamiento del libro Ideología de Manuel Galich a través de sus discursos, una compilación que hace Víctor Hugo Cruz de textos de Galich, en cuya introducción se cita al poeta, filólogo y ensayista cubano Juan Nicolás Padrón, quien afirma de Galich que “uno de los aspectos de su personalidad que más llamaba la atención era su elocuencia; no por gusto fue conocido como El Verbo de la Revolución”.

El investigador y master en dirección de medios Sergio Vinicio Morataya, quien también fue ponente durante la presentación del libro, recuerda que Galich no admitía que el teatro fuera apolítico, pero sí hacía la diferenciación entre el teatro tradicional y el popular. ‘Más que esa división entre el teatro popular, establece esa lucha de clases y cómo una y otra clase hacen uso del teatro para transmitir sus ideas”.

Manuel Francisco Galich López nació en Guatemala el 30 de noviembre de 1913. Obtuvo el título de maestro en la Escuela Normal y el de bachiller en el Instituto Nacional Central de Varones. Ingresó en la Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos en mayo de 1933, donde fundó el Grupo Escuilaches, que participó en el derrocamiento de Jorge Ubico. Fue ministro de Educación Pública en el régimen de Juan José Arévalo y ministro de Relaciones Exteriores, durante el gobierno de Jacobo Árbenz. Fue presidente del Congreso de la República, embajador de Guatemala en Uruguay y en 1954 se exiló en Argentina. Fue el primer director de la Casa de las Américas en Cuba. Entre sus obras se destaca El retorno (narrativa), los ensayos Del pánico al ataque y Por qué lucha Guatemala. Entre sus obras teatrales se encuentran El Canciller Cadejo, La mugre, El pescado indigesto y M’ijo el bachiller. Murió en La Habana, Cuba, el 30 de agosto de 1984, a los 71 años.

Fuente: Siglo 21

Anuncios