Imagenes-Virgen-Inmaculada-Concepcion-Guarda_PREIMA20120107_0027_10Rara vez se aparecen por estos rumbos y cuando lo hacen, son modestos. Los Reyes Magos tienen preferencias por otras tierras y los guatemaltecos esperan su llegada con menos entusiasmo cada año.

A diferencia de Santa Claus, que cuenta con incontables imitadores, niños que lo esperan ansiosos el día de Nochebuena, le escriben cartas y le dejan galletas, los Reyes Magos en Guatemala son casi igual que tres barbados desconocidos.

El 6 de enero, cuando se acostumbra celebrar la llegada de los tres Reyes a Belén para entregarle obsequios al Niño Jesús, “es una fecha que cada año cobra menos importancia”, estima el historiador Francis Polo Sifontes.

“Cuando yo era niño, recuerdo que mis vecinos de la cuadra recibían obsequios el Día de Reyes”, cuenta. “Una vez le pregunté a mi mamá que por qué a mí no me daban nada y me puso en mi lugar. ‘Suficiente gastada me deja la Navidad como para que me vengás a pedir más regalos’, me contestó”.

La costumbre de darles juguetes a los niños nunca fue muy practicada entre los guatemaltecos. Lo que sí se solía hacer, rememora el historiador Julio Galicia, era completar regalos el 6 de enero. Si la persona quería quedar mejor con un ser querido, le daba algo caro el 25 de diciembre y un obsequio más sencillo el Día de Reyes.

Con el tiempo, sin embargo, esas prácticas se han ido perdiendo. Las festividades relacionadas con Baltazar, Melchor y Gaspar se limitan ahora a conmemoraciones religiosas, terminaciones de rezos y una que otra fiesta casera, especialmente ofrecida por familias extranjeras.

En la capital, la celebración mayor consiste en la procesión de la Virgen de Concepción, que sale de la iglesia del Guarda Viejo (Divina Providencia) y recorre durante casi 12 horas las calles de las zonas vecinas, custodiada por los tres Reyes Magos, cuenta Haroldo Rodas, historiador.

Sabor a la mexicana
roscaLas grandes festividades chapinas se centran en la Navidad y en el Año Nuevo, estima Rodas. No es como en España o México, en donde el 6 de enero es un gran día de celebración.
La famosa rosca de reyes es tan infaltable entre los mexicanos como los cohetes y los tamales para los guatemaltecos. Se trata de un pan en forma de anillo hecho con harina y fruta cristalizada en el que se introduce un muñeco de plástico. A quien le aparezca la figura en su ración, está obligado a invitar a sus amigos a atole y tamales el 2 de febrero, Día de Candelaria.

Los niños españoles y mexicanos acostumbran escribir cartas a los Reyes Magos para pedirles juguetes y los esperan impacientes desde la noche del 5 de enero, pero los regalos no aparecen sino hasta la mañana del día 6. Algunas ciudades realizan desfiles amenizados con música y gente disfrazada de payasos y de los Reyes Magos.

En Guatemala, en cambio, el interés por rememorar el largo viaje que hicieron los tres reyes, hombres poderosos y sabios, para llevarle al Niño Jesús oro, incienso y mirra, es tan escaso que ni los publicistas se han esmerado mucho en explotar el potencial de la fecha para incrementar las ventas de juguetes y comida.

En enero, ni hablar de regalos
En algunas casas guatemaltecas colocan a los Reyes del nacimiento viendo en dirección contraria al Niño Jesús, después del 6 de enero, y colocan botas para que los magos les dejen dulces o dinero a los más pequeños. Acaso haya quienes todavía ese día frecuenten los alrededores del Guarda Viejo, en la zona 8, para comer buñuelos.

La celebración del Día de Acción de Gracias (el último jueves de noviembre), comienza a tener en Guatemala más aceptación que la de los Reyes, compara con nostalgia Polo. “Es el resultado de tanta influencia estadounidense. Los gringos dan gracias por vivir en la abundancia, aunque sea a costa de la miseria de otros. Aquí, tal vez podemos dar gracias por las desgracias”, bromea.

Santa Claus no sólo es el personaje que se lleva la atención de las fiestas de fin de año, sino que también recoge todo el dinero extra de los chapines. Así como había quedado el bolsillo de la madre de Polo hace 50 años, queda la billetera de muchos padres de familia, que en enero lo que menos quieren oír hablar es de regalos. La lista de útiles del colegio apremia.

Cortejo procesional

Una de las tradiciones que se conservan en Guatemala es el recorrido procesional y el rezo a la imagen de la Inmaculada Concepción Virgen de los Reyes, que desde hace más de cien años recorre el barrio Guarda Viejo, zona 8; donde se conmemora el momento en que la Virgen María presenta a su hijo a los Reyes Magos y pastores.

Entre quema de cohetillos, olor a incienso, alfombras y flores, la Inmaculada recorrió las zonas 3, 8 y 12 capitalinas, luego de haber salido a las 12.15 horas para retornar al templo a las 21 horas.

Miguel Álvarez, Cronista de la Ciudad, explicó que el rezado tiene más cien años, y lejos de desaparecer, cada año se suman más jóvenes en esa tradición.

Álvarez destacó que la imagen de la Virgen de Concepción tiene su origen en la construcción de la Nueva Guatemala de la Asunción, cuando la orden franciscana construyó un templo en la 6a. avenida y 13 calle, zona 1, donde permaneció por largo tiempo.

En 1873, el Gobierno confiscó los bienes a la Iglesia, y en 1880 la imagen pasó a una humilde parroquia, en el Guarda Viejo, y desde entonces se empezó a efectuar el rezado.

Celebración departamental

Cofrades-Solola-Reyes-Magos-vestidos_PREIMA20120107_0026_10En Sololá se celebra el Día de Reyes con una procesión en la que las tres esculturas van vestidas con trajes típicos de la localidad. El cortejo visita diferentes cofradías, pasa por la catedral de esa cabecera y luego retorna a su capilla.

Gregorio Ajcalón, cofrade, comentó que esa tradición está en riesgo de desaparecer, debido a la poca participación y falta de apoyo de las autoridades.

En Escuintla se lleva a cabo ayer la tradicional cabalgata de los Tres Reyes Magos que recorre las calles principales del lugar, y cuyos personajes reparten dulces a los niños.

En los alrededores de Antigua Guatemala, como en Santa Ana, se acostumbra hacer un rezo el domingo posterior al 6 de enero y en ciertas poblaciones qeqchíes se realizan bailes de moros. En algunos hogares chapines, incluso, se suelen terminar las novenas el Día de Reyes.

Fuente: elPeriódico 2004.  Prensa Libre 2012.

Fotografías: Prensa Libre.

Anuncios