Por Lic. Edwin Garcia (El Marciano), para elGuatemalteco

10678694_10152710891881948_2584283402024413927_nPodría ser que  en algún momento jugamos con un bote de leche y usamos las paletas de la cocina  para simular que teníamos un redoblante.  O nos poníamos a marchar al ritmo del Tin Tata Chin. Y lo más seguro es que escuchamos la Marcha de las Vocales de Cri Cri.

Lo que en algún momento era un juego. Después se convirtió en una forma de vida.  Las Bandas de Guatemala se han manifestado desde sus inicios entre códigos militares y códigos del contexto guatemalteco, que poco a poco fueron evolucionando en formas de expresión distintas,  generando espacios de arte y cultura. Como es el caso de las Bandas latinas que en su alegoría implementan modelos y colores que representan el folklor de los departamentos. Una de ellas es la Banda Pedro Molina que nos ha representado en el Desfile de las Rosas en los Estados Unidos.

Algunos concursos solicitan piezas nacionales en las marchas, como el Paab`ank que fue interpretada por la Banda del Colegio Mateo Perrone junto al baile de un Torito Pirotécnico, en el Estadio del Ejercito en  1,996. Una Banda de Guerra que implementó en sus dulces melodías de Liras ese hermoso tema que representa a Guatemala.

Tal vez fuimos de los que vivimos el proceso de la firma de los acuerdos de paz. Y no nos querían dejar desfilar. O nos asoleábamos en los lugares de ensayo con nuestro pan y fresco. O de repente  de los que nos dimos una gran empapada pensando que no llovería el 15. En aquella época  las Bandas de Guerra pasaron a llamarse Bandas de Música o Bandas Escolares.  La herencia de las Bandas Clásicas Marciales, poco a poco fue trasladándose a un plano con mayor libertad de expresión, donde los alumnos podían bailar y hasta hacer sonidos con el propio cuerpo. Una forma de comunicación corporal.

Hoy existen bandas más versátiles y con ritmos con mucha energía, las Marching Band que en sus presentaciones ponen en acción la destreza de los músicos y usan elementos teatrales para llevar al público a la escena del tema interpretado, un ejemplo es  el montaje de un Ring y dos Boxeadores en una pista de estadio representando a la Película Rocky.

La extensa variedad de bandas y sus  melodías en el país, hace que los espectadores se deleiten con música, arte y cultura de gran calidad en las fiestas de Independencia.  Guatemala es un país con ciudadanos con mucho talento, les gusta la música y a veces sin querer se hace arte con lo que se tiene, se disfruta de la cultura de bandas incluso hasta en los barrios y pueblos más lejanos donde el sonido del Tambor, el Tun, la Chirimilla o el de la Zarabanda celebra la libertad del 15 de septiembre

Anuncios