foto 1Suena el potente sonido de la guitarra eléctrica y la batería al  ritmo  de la marimba y el tambor, adornados con lírica en idiomas mayas.

Así es el rock  que trasciende barreras lingüísticas y culturales, creado por grupos que han tenido éxito en la provincia y en el extranjero.

La riqueza lingüística de Guatemala demuestra que con esta amalgama musical  los idiomas nacionales se pueden emplear en varios géneros para llegar a los jóvenes y así recuperar la historia milenaria y vencer prejuicios y estereotipos. Bandas como Aj Batz, Baktun Cero, Tujaal Rock, Bitzma y Kab’awil son algunas de las propuestas vigentes.

Sus letras abogan por la justicia social, la educación, la salud y  los derechos de los pueblos originarios, y están inspiradas en su cosmovisión, el amor y la naturaleza.

“La fusión de esta música significa que no estamos aislados de todo lo que se genera alrededor del mundo. Creemos que consolidamos, revaloramos y reidentificamos nuestra cultura al hacer uso de herramientas como el rock o el reggae y fusionarlos con instrumentos ancestrales, ya que la marimba tiene un papel protagónico”, explica  Josué Felipe Tz’ikin, guitarrista de Tujaal Rock.

En la provincia se presentan   desde  caseríos hasta en  cabeceras departamentales, pero su música ha trascendido las fronteras. Ante la pregunta a Tz’ikin sobre  cómo fue la aceptación del público  durante su presentación  en Noruega, en el 2012, refiere: “Todos se pusieron a bailar; les encantó”.

Su proyección atrae a muchos, no solo en el sentido artístico, sino en el de la revalorización de las lenguas mayas. “Una vez una señora nos vio tocar en Cuatro Grados Norte  y se acercó diciendo que cantábamos en alemán, y yo le dije que era kaqchikel. Nunca había oído hablar de él, siendo chapina. Se interesó, lo aprendió y ahora lo habla”, comparte Benigno Simón, vocalista y guitarrista de Aj Batz.

foto2Otros géneros

Los géneros modernos en idiomas mayas van más allá del rock, puesto que también se adaptan al hip hop.

“Estamos sacando a la luz lo que está oculto, lo que está vedado. Hay muchos conocimientos en la palabra maya. Nuestra música y letra se basa en la investigación teológica  maya”, dice  Tzutu Kan, que canta rap en tz’utujil.

Audios y videos de estas agrupaciones, de muy buena calidad, están disponibles en varios canales virtuales, como Facebook y YouTube, para que todos los guatemaltecos  apreciemos su música.

Tujaal rock -Cosmovisión-

La música de Tujaal Rock, del bajista Kaypa’-Pascual Felipe Tz’ikin, el baterista Upuum-Miguel Felipe Tz’ikin, el marimbista Yaak-Celso Felipe Gómez, el guitarrista Josué Felipe Tz’ikin y el vocalista Ángel Ajpop, complementada con tambores, tun, caracoles y chirimía, se inspira en el arte maya ancestral y se proyecta con una riqueza de ritmos y sonidos.

Por sus filas han pasado jóvenes de origen mam, kaqchikel, uspanteko y mestizos. Se formó en el 2003, cuando ofreció su primer concierto en la aldea Chukumatz Tujaal, Río Blanco, Sacapulas, Quiché, de donde son originarios. Tujaal es el nombre originario de Sacapulas.

Su  música es el resultado de la fusión de música autóctona con rock, reggae, ska y balada.

Su inspiración es el amor, la alegría, la memoria, la historia, la lucha del pueblo maya, sus sueños, su cosmovisión  y la propuesta de vivir en paz. Han publicado dos discos: Saqarb’al (Resurgimiento),  en el 2011, del que se desprenden 13 canciones en mam y en español, y Qak’ikel (Nuestra Sangre),  producido en el 2012. “Al principio era difícil la aceptación, pero hay quienes nos dan energía para seguir. Ahora, cuando nos presentamos, nos aceptan y hemos disfrutado  cada escenario, y el público lo disfruta con nosotros”, dice  Tz’ikin.

Aj Batz -Bajo la protección del nawal-

Natab’äl (Por él), dedicada a las víctimas del secuestro y desaparición en el conflicto armado interno, y Meb’a’il (Pobreza), que habla sobre  la explotación de trabajadores en la zafra de la Costa Sur, son algunos de los temas  contestatarios en kaqchikel del grupo Aj Batz.

Su nombre proviene de dos nawales, protectores de la cosmovisión maya: aj, renacimiento, y b’atz’, hilo tejido. La iniciativa nació en el caserío Centro de la aldea Hacienda María, San José Poaquil, Chimaltenango, en el 2006.

Sus integrantes, Benigno Simón, guitarrista, vocalista, compositor, director e instrumentos autóctonos; Miguel Reyes Osterberg, bajista; Daniel Díaz Castañón, marimbista; Pablo Pajarito, en la guitarra eléctrica, y Byron Morales, baterista, se inspiran en las vivencias en el campo, la marginación social, la desigualdad, el romance y el amor al lugar de origen.

Valoran instrumentos ancestrales como la marimba, chirimía, xul, tambor y chinchines. Grabaron su primer álbum, Pa Saqb’ix, en el 2013.
Ganaron el Festival Nacional de Rock Garra Chapina 2007 con el tema Hombres de maíz, y han participado  en varios festivales. Se han presentado en aldeas, caseríos y pueblos del país, así como en México, Noruega, Bolivia y Colombia. Con Meb’a’il ganaron el  premio  Waqxaqi’ Kej. “Creemos que este tipo de género está tomando espacios importantes, aunque lo ven a uno raro tocando y cantando en su idioma. Mucha gente lo acepta, pero no falta quien nos rechaza y nos insulta”, lamenta Benigno Simón.

Kab’awila -Medioambiente y amor-

Su nombre Kab’Awila se deriva de un término ancestral maya que significa la dualidad y  la complementariedad: el hombre, el cielo, la Tierra, el día y la noche. Ven al pasado para corregir el futuro, dicen sus integrantes, originarios de Santa Catarina Ixtahuacán, Sololá.

El guitarrista Francisco Genaro Can, el  bajista  Pascual Moisés Tepaz, el tecladista Antonio Zacarías Tepaz  y el vocalista Francisco Feliciano Tepaz mezclan su  rock, en k’iche’, con marimba, chirimía, maracas, pitos, caparazón de tortuga y palo de lluvia.

Surgió como agrupación en el 2001. Su música se inspira en la cultura maya, el medioambiente, la realidad nacional y el amor. Su único disco, El canto de nuestro pueblo, los ha llevado a presentarse en conciertos en la provincia.

“Es de entender que los humanos, por naturaleza, tenemos diferentes gustos”, dice Francisco Tepaz. “En los diferentes conciertos que hemos ofrecido siempre ha existido una aglomeración, pero existen también las que no les interesa. En nuestro caso, que cantamos en el idioma k’iche’, muchas veces tenemos que explicar al público lo que  interpretamos, porque no entienden el idioma”, añade.

“Si cantáramos solo con instrumentos autóctonos o sin ellos, no tendríamos la misma respuesta de la juventud, por lo que escogimos el género pop rock para transmitir nuestros sentimientos”, expone el vocalista. “La idea es  que todos podamos construir un país diferente y que los jóvenes puedan ver nuestra música de una forma positiva”,  enfatiza el músico.

foto3Baktun cero -Libertad y plenitud-

Baktun Cero está integrado por Ángel Rojas, en la batería; B’alin Ortiz, en el bajo; Sara Curruchich,  guitarra acústica; Ajub’ Ortiz, voz y guitarra eléctrica, y Chepe Velásquez, marimba, flautas y efectos autóctonos, que cantan en mam, kaqchikel, k’iche’ y español,  cuyo arte, en lo individual, los ha llevado  a Europa, Asia, Estados Unidos y México.

Su propuesta surge  al finalizar el 13 B’aktun, en diciembre del 2012, para fusionar  ritmos de géneros como rock, ska, cumbia y reggae, con instrumentos autóctonos mayas, para transmitir el conocimiento ancestral como una forma de retomar su identidad.

“Promovemos la igualdad de derechos  mediante la música, así como el equilibrio, la libertad, la alegría, la paz y la esperanza de Guatemala, para construir una sociedad más justa y humana”, explica Ajub’ Ortiz. Su primer sencillo fue Qchwinqlal (Plenitud) y actualmente preparan su primer disco de 10 temas, que lanzarán en el 2015.

“La idea es transmitir un mensaje de vida, amor, libertad, plenitud, complementariedad, igualdad y equidad, para que todos los pueblos y todas las culturas del mundo podamos convivir sin indiferencias, sin violencia y sin injusticias, en una sociedad más humana”, dice  Ortiz.

“Tocamos rock  en mam, kaqchikel, k’iche’ y castellano, como una forma de revalorar los idiomas, invitar a la sociedad guatemalteca a esta reflexión y ofrecer al mundo una nueva perspectiva artística con identidad y contenido real, al fusionar géneros modernos con el ancestral guatemalteco”, añade.

Ijatz -Pioneros del hip hop maya-

“Creamos música y letra con otro sentido, desde el pensamiento de nuestros pueblos mayas, desde nuestro idioma, desde que escuchamos la primera palabra en el vientre de nuestra madre”, dicen los integrantes de Ijatz,  trío rapero en kaqchikel, precursor del hip hop  en idiomas mayas en el país.

Hugo Tacaxoy —Nim Achí—,  Horacio Matzir —Aj Ixmay— y  Mario Yaxón –Kamikal—, originarios de la comunidad Hermógenes Montellano, San Pedro Yepocapa, Chimaltenango, fusionan el rap con los ritmos de la marimba, el tambor y la chirimía. La banda fue fundada por Lucio y Mario Yaxón y Byron Vásquez, en el 2006, con el nombre de Ijatz Urbana. Ijatz significa semilla, en kaqchikel.

“Aunque sucesos como la invasión española  han reprimido y esclavizado, cada  pueblo resiste, defiende y lucha por su territorio, y esto nos inspira, nos hace escribir sobre ella y convertirla en música para reforzar la resistencia de los pueblos”, explica Yaxón.

Fuente: Prensa Libre

Anuncios