Alicia_Azurdia_Gil_PREIMA20141006_0103_1Una de las grandes voces del canto guatemalteco, Alicia Azurdia, deja un vacío invaluable en los escenarios locales e internacionales. Con más de 250 producciones musicales, decenas de conciertos y más de cinco décadas de trayectoria musical, Azurdia fue uno de los referentes musicales más importantes de Guatemala.

Su vida profesional empezó el 1 de julio de 1954, en el programa Reloj Musical, en la Radio Nacional TGW, donde cantó sin interrupción hasta 1971. En sus primeros años como intérprete fue nombrada como la Reina de la canción guatemalteca y la Novia del pentagrama.

En la TGW también participó en los programas Música de mi tierra, Fantasía musical, La Hora nacional y Guatemala trabaja y progresa. También se le recuerda por sus valiosas e irrepetibles interpretaciones de temas como La San Juanerita, Canto a mi Guatemala y El milagroso Señor de Esquipulas. Fue reconocida más allá de nuestras fronteras, incluida Centroamérica, México, Estados Unidos y Canadá.

Estuvo acompañada prácticamente por todas las marimbas más famosas de Guatemala. En México se presentó, entre otras agrupaciones, con el Mariachi Vargas, la Orquesta Sinfónica de México, la Orquesta Panamericana y el famoso trío Los Panchos. Grabó 250 discos de 45 rpm, 14 discos de larga duración y cinco CD.

“Cuando interpreto, estoy poniendo toda mi alma, toda mi vida y todo mi corazón, y si tengo que sacar un par de lágrimas, pues las saco”, aseguró la artista en varias ocasiones.

Azurdia había ingresado a un centro asistencial a principios de diciembre del 2014 por una neumonía, donde también le detectaron fibrosis pulmonar, que provoca dificultades para respirar.

Fotografía de www.soy502.com
Fotografía de http://www.soy502.com

elGuatemalteco, como un homenaje a la “Alondra de América” compartimos la siguiente entrevista publicada por Prensa Libre el 19 de octubre de 2014. 

“Cuando  nací, en vez de llorar, canté.  Desde chiquita,  cuando una visita llegaba a casa, yo preguntaba: ‘¿Quiere que le cante?’, porque me regalaban una moneda de 25 centavos. Después todavía  decía: ‘¿No quiere que le cante otra?’”.

Alicia Azurdia, conocida como la Alondra de América, nombre dado por el  productor artístico mexicano  Andrés Nieto,   ha  cantado profesionalmente desde hace 50 años y día a día prodiga amor por Guatemala y agradece a  Dios “haber nacido en  esta tierra tan hermosa”.  En su vivienda de la zona 13, la  cantante conversó con Prensa Libre, mientras llovía torrencialmente. La entrevista se efectuó en una  sala con  paredes llenas de diplomas, medallas y reconocimientos que  la Alondra ha recibido.

¿Fue difícil comenzar?

La carrera de cantante es difícil y costosa  al principio, pero yo he tenido como pago triunfos y éxitos y el  cariño de los guatemaltecos.

¿Cuál fue su primer triunfo?

Ganar un concurso de cantantes aficionados que celebró  Radio Bolívar —ya desaparecida—. Interpreté  un tango, con el que gané  el primer lugar que consistió en  un  premio en dinero y  un contrato de tres meses para cantar en esa  radiodifusora.

¿Y cuándo comenzó la etapa profesional?

A  los 20 años de edad, en un  programa de variedad musical que se presentaba en el cine Real y que me  permitió dar a conocer mis canciones y ganar mucha simpatía entre el auditorio.

En  esos años daba  mucho prestigio cantar en  la radio   TGW,  ¿cómo lo logró?

Llegué gracias a directivos  de la Lotería Nacional de Guatemala.  Me  contrataron para cantar en el programa El Reloj Musical, que esa entidad patrocinaba. Se transmitía  de lunes a viernes, a las 7 de la mañana. Era de media hora y me permitían cantar tres canciones.  Estuve en el programa desde el 1 de julio de  1954 hasta  1974. Después también formé parte de elenco de la W.

¿Cuántos discos ha grabado?

Son unos 250 discos de  45 RPM y 14 long play en acetato, y cinco discos compactos. El más reciente es  Paco Girón y sus amigos, que incluye  Alondra de América, que canto junto a  mi hija Elizabeth, Roberto  Rey y Girón.

¿Cuál fue su primera grabación?

Fue un disco de 45 RPM, con  La polca de mamá, del compositor quetzalteco José Alejandro de León. Después hice cuatro  discos más con Q500 que me  prestó un oyente. “Yo tengo fe en usted, Alicita,  averigüe cuánto le va a costar”, me  dijo mi  colaborador.  Después surgió la idea de grabar los long play o discos de larga duración, que incluían 12 canciones. El primero contenía  boleros románticos, los que más pedía el público en mis  presentaciones.

Usted es pionera de cantar acompañada de marimba, ¿como surgió la idea?

Dios  me ha destinado para interpretar la música folclórica y descriptiva de mi país; a mí me encanta.  La marimba es nuestro instrumento nacional, es herencia de nuestra cultura indígena, entonces ¿por qué no acompañarme de sus sonidos para interpretar  también canciones de autores guatemaltecos?  Algunos decían que  este tipo de música no se iba a vender, pero yo tenía la certeza de que tendría aceptación porque esto pedía mi público. Entonces me dije: “Lo voy a hacer en el nombre de Dios”. Hoy considero que soy la   artista nacional que más temas ha grabado en este género musical. Canciones grabadas hace  décadas siguen sonando.

En ocasiones al  actuar  viste trajes regionales mayas, ¿por qué?

Es una ropa  que me ha gustado lucir desde antes de comenzar  mi carrera. Son atuendos  muy atractivos y son patrimonio de todos los guatemaltecos. Me nació la idea de lucir estos trajes por lo elegante, sin saber que se convertirían en  un toque muy especial en mi carrera. Tengo seis trajes ceremoniales, y el primero que lucí fue el de Cobán, Alta Verapaz, en donde viví unos años.

¿Qué  dice la gente al verla con estos atuendos?

Me felicitan.  Dicen que me veo muy bonita y admiran el arte textil de Guatemala. En cierta ocasión, en San Juan Sacatepéquez, unas señoritas me vistieron con  el traje de esa localidad y me dijeron: “Ahora sí sos la sanjuanerita”, título de una canción —José Ernesto— Chepito  Monzón que yo  popularicé y que dice: Al pasar por Las Majadas, yo vi una sanjuanerita…

Cuando me nombraron Mariscal de la delegación de Guatemala en el Desfile de la Hispanidad, en Nueva York, en 1987, lucí el traje de San Pedro Soloma, Huehuetenango, y fue todo un éxito, hasta el obispo de la Catedral de San Patricio me felicitó.

Usted es la voz oficial de la canción Milagroso señor de Esquipulas

Es inspiración de José Ernesto Monzón. En cierta ocasión él me la cantó, él la había escrito hacía un buen tiempo.  Me impresionó la letra y le dije: “Yo se la voy a grabar”.  Aún después de tantos años de  cantar este  tema lo hago entre lágrimas y lo ofrezco como una plegaria a Dios.

¿Se confirmó su pensión vitalicia, usted la solicitó?

No. Fue una iniciativa hace nueve años de un  diputado de apellido Longo,   él ha apreciado mi música. En el Congreso la moción fue aprobada por unanimidad. Se logró este beneficio, gracias a Dios, pero si no tampoco me hubiera deprimido, porque soy feliz con mi carrera.  Mientras Dios me  dé vida, le seguiré cantando a Guatemala, la gente me ha abierto su  corazón. Mi público me aplaude con admiración y respeto, y  eso es lo más grande para mí.

FRASES

“Siempre he  sido mandona, por eso nunca quise tener  mánager, porque hubiera peleado con él”.

“He admirado  la  voz de  Pedro Vargas, no a él, porque era feo. Cantamos a dúo  varias veces”.

“Me gustan  mucho los tangos, pero  para  llenar mi alma nada como el folclor y la música de Guatemala”.

“Nacimos en  un país indígena.  Llevamos sangre  indígena. Sintamos orgullo por  nuestra tierra”.

“Me gusta  mi país por los cuatro puntos cardinales. No hay cielo más lindo que el  de Guatemala”.

Dos grandes artistas unieron talentos

“Dios me puso en el camino de Chepito para cantarle su música”, dice Alicia Azurdia  al mencionar al  compositor José Ernesto Monzón, el Cantor del Paisaje, con quien cultivó especial amistad a tal punto de hacerse compadres con el bautismo de la hija mayor del escritor.

“Chepito tenía la costumbre de transportarse en   su moto con la guitarra a la espalda, casi siempre con una chamarra y  vestía informal. Era muy simpático, muchas veces cuando yo llegaba a mi casa en la zona 8, él  estaba sentado en la gradita de la entrada, tocaba su guitarra y usaba el respaldo del instrumento  para escribir en pedazos de papel. En cierta ocasión me dijo: ‘Alicita, aquí le tengo su canción’, era La sanjuanerita”.

Azurdia grabó  14 canciones de Monzón, entre corridos, sones y baladas.

En la voz de Alicia Azurdia:
Guatemala: Mi tierra querida. Doy gracias a Dios por nacer en este lugar tan  hermoso.

Marimba:  Algo  muy grande, ha acompañado mis grandes éxitos.

Moda: La actual no me gusta.

Reguetón: Lastima mi oído.

Cantó con marimba

Alicia ha dirigido todo su trabajo al fortalecimiento de la identidad guatemalteca.  En su mayor parte cantó   obras de autores nacionales acompañada de marimba. Ella pudo dedicarse a cantar lo que estaba de moda, pero decidió contribuir al  rescate de lo nuestro.
Léster Homero Godínez, director del Centro Cultural Universitario de la  Usac.

Acetatos
Mi padre Roberto Mendizábal, ingeniero de  sonido, grabó varios discos de acetato de Alicia Azurdia, bajo los sellos Dideca y Fonica,  en las décadas de 1960-70. En esos años un disco Long Play (LP) o Larga Duración,  con 12 canciones tenía un precio de  Q3, y un disco de  45 RPM, con un tema  por lado, costaba  Q1.

1954
Año en que Alicia Azurdia comienza su carrera.

Fuente: Prensa Libre

QEPD LA ALONDRA DE AMÉRICA

Anuncios