Por Ana Gloria Samayoa Recinos*, colaboración para elGuatemalteco 
12794834_1112284742116332_4411889521008537259_oEn este mundo todos y cada uno de nosotros tenemos una imagen, una percepción distinta de las cosas y cuando la gente pregunta que eres, que estudiaste y a que te dedicas, es triste tener que responder que todo lo que te apasiona lo llevas guardado en el pecho y ardiendo en las manos, porque este mundo no puede percibir lo que necesita, que tus labores diarias ocupan solo un lugar en tu billetera, todos dicen: “estudias Arte, patoja te vas a morir del hambre” y es que todos piensan que este mundo en el que vivimos lo que menos necesitamos es Arte, el mundo necesita contadores, médicos, veterinarios, administradores o incluso hasta mejores políticos pero nunca un artista, piensan que de verdad este mundo es lo que es a causa de ellos, que si los artistas no existieran de todos modos la cosa estaría igual, que no se necesita de un pintor para enseñar la plástica, que no necesitamos de un chelista para ablandar el alma, que no necesitamos de un poema que rasgue el pecho, ¿Para qué? si los niños solo declaman el 15 de septiembre, que no se necesita de una balletista que transmita magia, un escultor que enseñe nobleza, somos un país tan carente de sentido y enajenado de simpleza que no vemos la riqueza que nos rodea.

El Arte, la habilidad artística, la magia reposa en nuestras venas, si este pueblo decidiera voltear a ver hacia sus adentros, hacia el alma, a lo sublime, encontrarían lo que nuestros antepasados nos dejaron, la capacidad de crear sonidos, la habilidad de dar forma a una roca, el deseo de explicar lo inimaginable, de volver excelso aquello que escasea de sentido, lo que nuestros antepasados en amor nos sembraron y que día a día la deshumanización nos marchita, que un pueblo hostigado de antipatía mata y derrumba, que sería de nuestro país si emergido en la selva no existir la arquitectura maya, la pintura rupestre, los jeroglíficos mayas, las artes escénicas y los ritos ceremoniales representadas en murales, El Rabinal Achí que hasta hoy en día persiste, las bandas musicales a ritmo de tambores, flautas, trompetas, caparazones, chinchines y rayadores hechos de hueso, los relieves en pintura, madera, barro y hasta Jade; ¿Qué crees que visitaría el turista? si el mundo nos conociera por la literatura y no por el hambre, si el mundo nos volteara a ver por la habilidad musical y no por los desfalcos millonarios, y es que el problema no es el mundo, somos nosotros que faltos de conciencia y cultura transmitimos lo que creemos más importa y dejamos por un lado, en último lugar la capacidad de crear, si el mundo decidiera dedicar el mismo tiempo a las matemáticas que a la habilidad artística que también lleva consigo disciplina, estudio, sacrificios y entrega, en medio de esta tierra y estas selvas que llamamos desinterés, hay talentos enfrascados, habilidades degolladas, sueños frustrados por la apatía del alma, vivimos en un país lleno de colores, de formas, de sabores y de sonidos, de aroma, literatura, música, arquitectura, teatro, danza y arte en todas sus expresiones…

Y todavía preguntan porque estudio Arte, por amor a mi legado, porque aun espero el resurgir de los poetas, las cadenas rotas del escultor, la paleta de arcoíris de un pintor, el sueño vigoroso de un chelista, la creación sin límites de un arquitecto, la resucitar de un marimbista, el universo infinito de los literatos, porque si apegado al índice de mortandad pusiéramos el índice de sueños rotos por creer que ser un Artista es ser un mediocre, hace mucho que mis entrañas frías y mis manos quebradas yacieras en una hondonada de tierra, ¿Porque estudio Arte preguntas? Porque espero ver a mi pueblo, un día, despertar en ellos la sangre que lleva dentro y decida recordar de donde viene, porque ahora que vivimos en un mundo donde la pobreza sofoca, la violencia reina, el amor se olvida y es más fácil ignorar que obrar, son necesarios los Artistas que muestren lo que ya hemos enterrado ¿Qué porque estudio Arte preguntas?, ¿Y porque no? Y es que a caso no se han dado cuenta que en esta tierra bendita es lo que más abunda, solo es necesario ver hacia el interior con los ojos del alma y recordar que somos lo que llevamos dentro, que somos Guatemala.

_____________________________________________________

735145_1082944625050344_3177227411856303004_n* Ana Gloria Samayoa Recinos: Estudiante de la Facultad de Humanidades, Técnico en Restauración de Bienes Muebles, estudiante de Licenciatura en Arte y Asistente de Gerencia en una oficina de Ingeniería. Poetisa “aunque cuento con muchas razones para escribir poesía y prosa, básicamente el amor de mi Dios, mi familia, el amor a mi pareja y a mi país son mi inspiración”.

 

Anuncios