Por Sindy Juárez*, colaboración para elGuatemalteco

Te aproximas y te acuestas en un espacio muerto y silencioso, tu cuerpo empieza a relajarse…, olvidas las cosas negativas y no piensas en el pasado; olvidas las cosas positivas y no inventas el futuro, entras a un momento neutro.

Cierras los ojos, relajas tu cuerpo paso a paso y lo preparas lentamente para dejarte ¡penetrar!…

Te quitas la ropa, prenda por prenda; y con ella cada una de tus características. Te vas quitando los zapatos, y con ellos cada uno de tus valores. Tiras todo lo que tienes, todo lo que te identifica y te quedas totalmente desnuda!… te quitas el alma, transmutas, abres tus piernas, tus brazos y tu mente; respiras profundo, inhalas y exhalas lentamente y la relajación llega a su máximo nivel, el cuerpo está preparado para ese momento, el más importante, el instante en que el personaje va a penetrarte.

Lentamente abres su closet y vas tomando cada una de las prendas para hacer tu vestuario y poco a poco comienzas a vestirte, utilizas cada accesorio para complementarte. Te pones todo encima, te ves al espejo y empiezas a maquillarte, y la sensación es extraña pues tu rostro se ha perdido en el espejo. Te pones los zapatos y ¡ayyyyy!… vaya sorpresa, ya no calzas lo mismo, calzas diferente. Poco a poco vas asumiendo y adoptando nuevas características que se hacen tuyas, estás tomando posesión de un alma nueva y diferente, la vida de otra persona, reencarnas en alguien para hacer una historia.

Al estacionarse en el escenario, previo a una presentación, ¡hay que sacar todo!…, olvidarse del pasado y del futuro, concentrarse en el momento que se está viviendo. Hay que eliminar todo tipo de resistencias de la mente y del cuerpo, expulsar cualquier tipo de sentimiento.

El potencial del actor radica en la reencarnación, en poseer otro cuerpo, otra vida, o entrar en un estado de trance y de total de concentración, únicamente hay que dejarse penetrar, hacer una entrega total hacia el personaje, porque un actor, según la teoría de Jerzi Grotowski “debe renunciar a todo, excepto a su propio cuerpo”, hay que ser libres durante el desarrollo de las escenas, lo ideal es dejarse llevar por los estímulos, impulsos y reacciones, con espontaneidad.

El cuerpo es la herramienta perfecta por excelencia para actuar, aunado a la voz. Por eso es importante ser disciplinados y llevar una rutina de ejercicios para darle constante mantenimiento a nuestra herramienta de trabajo.

Recuerdo que en una cátedra que tuve el privilegio de presenciar, previo a la puesta en escena de “Antígona”, el maestro Jorge Rojas Fernández quien explicó que un elemento fundamental que debemos cuidar además de nuestro cuerpo, es “la voz”; también hizo énfasis en la disciplina para el trabajo del actor. Habíamos realizado ejercicios en otras oportunidades, como parte del calentamiento y de expresión corporal, pero ese día… era como tener un entrenador personal exigente que no permitía que el cuerpo fuera dominado por el cansancio, sino por el poder mágico de la mente.

Hicimos nuestro máximo esfuerzo, el dolor muscular posterior duró casi una semana y reflejó un buen trabajo. En ese momento dejamos a un lado las limitaciones personales, veíamos que todos lo hacían y por ende nosotros también debíamos lograrlo, vencimos nuestras propias barreras.

En el teatro, además de ser polifacéticos podemos ser multifuncionales y aceptar que nos vean como objetos materiales, siempre y cuando eso sea frente a una escenografía; podemos convertirnos en ángeles, en tumbas, en árboles, en muebles maltrechos o nuevos, en paredes o ventanas impenetrables; incluso podemos volvernos música para construir sainete, comedia, tragedia, monólogo, entremés, entre otros géneros teatrales.

Es de reconocer que quien se dedica a tiempo completo al arte de actuar es exigente y disciplinado. Su labor es sacrificada, y aun así la abraza.

***

14686551_612266218956246_1720161747_nSindy Maribel Juárez VelásquezLicenciada en Ciencias de la Comunicación, Periodista Profesional, Maestra de Primaria Urbana y Estudiante de Teatro.

 

Anuncios